LA SPORTIVA CROSSLITE 2.0: LA ZAPATILLA DE LOS NINJAS DE LA MONTAÑA

Desde que las tuve en mis manos por vez primera, supe que no me iban a defraudar. Lo que más me llamó la atención en ese momento fue su ligereza. Los de La Sportiva han conseguido superar el difícil reto de mejorar el peso de las Crosslite “1.0”, a pesar de dotar a las 2.0 de una amortiguación más que aceptable y un estabilizador que es de agradecer. El resultado final son unos asombrosos 290 grs.

Una vez en los pies sólo puedes pensar ¿Han usado el molde de mi pie para confeccionarla? Ajustan como un guante, en el sentido más preciso de la expresión. Quizás en pies con arco bajo, noten un poco el puente pero, creedme, esa sensación desaparece al cabo de correr los tres primeros kilómetros y ya no volverá a sentirse más.

Este gran ajuste resuelve la tercera incógnita que surge al ponérselas en los pies. Si prácticamente no tengo acceso a los cordones, ¿cómo es posible que el pie se mantenga sujeto con la intensidad adecuada? Pues sí, parece que no puede ser, pero solo con tensar un poco la parte superior de los cordones y atárselos convenientemente es más que suficiente. Una vez hecho esto ya solo resta ocultar la parte de los cordones conformantes del nudo dentro del protector y… ¡a correr!

A correr, desde luego, pero ¿Por qué terreno se desenvuelven mejor? ¿Qué distancias son las que permiten realizar?

La primera pregunta se resuelve fácilmente, ya que, “las apariencias no engañan”. Su aspecto racing y agresivo invitan a calzárselas esos días en los que vamos a darlo todo en entreno y competición. El diseño de su suela, con sus prominentes tacos, otorga una tracción impresionante en casi todas las superficies y el compuesto Frixion es muy, muy bueno, tanto en seco como en mojado. Pero, al respecto de su suela hay que tener en cuenta varios aspectos:

El primero es que realmente es idónea para superar con efectividad y confianza los tramos más técnicos, sin embargo, en caminos forestales sin dificultad ni desnivel y, sobre todo en asfalto, la percepción de los tacos contra el suelo anula la sensación de ir rápido con ellas. No me parece una zapatilla muy reactiva en estos terrenos.

Otra característica a considerar es también la flexibilidad de la suela y la media suela en la parte anterior del pie. Esto puede ser bueno o malo, depende de lo que se demande. Si lo que se desea es que la parte anterior del pie “sienta” el relieve en su justa medida y se amolde a él, ésta es la zapatilla ideal y, para mi gusto, es una de las claves para progresar con mayor precisión por las zonas más abruptas. Si, por el contrario, la protección absoluta de los metatarsos es factor clave, lo mejor, en mi opinión, es decantarse por otro modelo más rígido en esta zona.

Con ello no estoy diciendo que la zapatilla no proteja, de hecho el “Impact brake system” al que se hace mención en la suela cumple su función a la perfección, pero ello no obsta para que ésta sea flexible y se amolde al terreno que pisa.

Respecto al talón, éste inicialmente puede dar la impresión de ser un poco alto, lo que da una primera sensación de inestabilidad. En el fondo, nada más lejos de la realidad. El talón de estas zapatillas es sencillamente perfecto y son mucho más estables de lo que parece. La clave es aplicar la técnica adecuada. En cuanto uno comienza a correr apoyando un poco más la parte media-delantera del pie (muy en boga entre los “barefooters”) que clavando los talones, las prestaciones de este modelo asombran, especialmente en los descensos.

En cualquier caso, la amortiguación que aporta su talón es sensacional.

Para terminar con la parte inferior de la zapatilla, simplemente comentar que se le pueden incorporar unos clavos en determinados tacos con la finalidad de mejorar su agarre en condiciones de hielo. La técnica para su inserción se explica claramente en este vídeo:

En cuanto a su parte superior, La Sportiva ha logrado un buen compromiso entre sujeción, confort y transpirabilidad, todo ello manteniendo la contención en el peso antes comentada. La clave es, por una parte, su tejido, de doble capa y sin costuras, que no es otro que una especie de malla tipo cordura de alta resistencia y, por otra, que la protección de goma en la puntera es, simplemente, la justa y necesaria, tanto en superficie cubierta por esta goma, como en grosor de la misma. De todos modos y tal como se puede observar en la siguiente imagen, el refuerzo se prolonga un poco más allá de la goma con un pequeño refuerzo, muy liviano, fusionado con la propia malla.

En cuanto a su uso, dadas las características comentadas hasta ahora, el más recomendado son carreras de distancia hasta, aproximadamente, maratón, en las cuales abunde el terreno técnico, aunque puede que los más curtidos también encuentren aquí una zapatilla adecuada para ultra trail. Mi opinión es que, en ultras, la aludida flexibilidad de la mitad delantera de la suela puede terminar pasando factura con la acumulación de kilómetros y que, por otra parte, tampoco se le sacará especial partido a este modelo en estas distancias, ya que el terreno técnico no suele ser el predominante. Por supuesto, en kilómetros verticales pueden ofrecer un resultado excelente.

Finalmente, me gustaría exponeros el desgaste que sufre esta zapatilla con el paso de los kilómetros. Al respecto os adelanto que no es un modelo longevo, ni tampoco está pensado para serlo. Ofrece unas prestaciones muy altas, pero su vida útil es limitada.

Los puntos de mayor desgaste son los siguientes:

Por una parte, el tejido del que está compuesta no es infalible y, con el paso del tiempo se puede quebrar. Afortunadamente, como consta de dos capas, no es necesario realizar ningún “apaño” para seguir utilizándolas con normalidad a pesar de que acontezca lo siguiente:

Por otra parte, el aplastamiento y deformación de la media suela es evidente:

Otro punto interesante a remarcar en referencia al desgaste es que los tacos, aparte de que, naturalmente se van consumiendo, los que están sometidos a mayor presión se van, a su vez, introduciendo en la media suela, con lo que su desgaste parece aun más acentuado:

El último aspecto a tener en cuenta es que el gran ajuste del que gozan estas zapatillas cuando son nuevas, va cediendo, aunque, a pesar de generarse pequeñas holguras, sigue siendo muy bueno durante toda su vida útil.

Lo cierto es que se percibe con bastante claridad cuando hay que darles el relevo, por mucho que uno se haya acostumbrado a ellas. Sobre todo, la percepción de pérdida de amortiguación se hace especialmente evidente.

En conclusión, me parece un modelo muy, pero que muy interesante, con una relación calidad-precio- prestaciones más que aceptable, ya que permiten disfrutar de la montaña más agreste en grandes dosis y sin límite, aunque a costa de una vida un poco más limitada que otros modelos, quizás más polivalentes, que existen en el mercado. Mi opinión es la argumentada al principio del artículo, es una “segunda zapatilla” ideal para cuando se va a exigir un “algo más” de prestaciones en entreno y competición por terreno técnico.

Para finalizar, os expongo mi escala (de 1 a 5, siendo 5 la máxima nota):

Características:

  • o Peso: 5
  • o Transpirabilidad: 5
  • o Confort: 5
  • o Amortiguación: 4
  • o Estabilidad: 4
  • o Duración: 3

Distancias:

  • o Km vertical: 5
  • o Carreras de corta-media distancia: 5
  • o Maratón: 4
  • o Ultra trail: 2

Superficies:

  • o Pistas forestales: 3
  • o Terreno técnico: 5
  • o Asfalto: 1

Álvaro Rodríguez

Fotos: Federico Arcos y Carmen Romero (Paralelo 70)