LA MENTE DE NÚRIA PICAS SIGUE AÚN EN NEPAL

El pasado mes de abril Núria Picas junto con el gran alpinista Ferran Latorre emprendían un nuevo reto: la expedición hacia el Makalu. Tenían previsto hacer cumbre en el mes de mayo pero desgraciadamente se vieron obligados a suspenderla debido a los repetidos seísmos ocurridos en Nepal. Y decidieron apoyar y ayudar en todo momento al pueblo nepalí. Para Núria hubiese sido su primera incursión en una cima de más de 8.000 metros y para Ferran era el inicio de su temporada alpínistica.Núria PicasSportvicious: En el mes de abril iniciaste tu expedición al Makalu junto al alpinista Ferran Latorre. Teníais  previsto realizar el ataque a la cima la primera quincena de mayo pero desgraciadamente no pudisteis seguir adelante con vuestro reto por los sucesivos terremotos que hubo en Nepal.  En el momento del seísmo os encontrabais en el Campo Base. ¿Cómo  viviste la situación?

Núria Picas: No nos creíamos lo que estaba sucediendo. Se empezó a mover todo al nuestro alrededor, el suelo, la tienda, todo lo que nos rodeaba, etc. Lo que más me impresionó fueron los aludes que empezaron a caer tras el seísmo. Avalanchas de nieve y de piedra por todas partes que afortunadamente no llegaron a nuestras tiendas.

Sportvicious: ¿Cuántos alpinistas estaban ese día ascendiendo al Makalu?

Núria Picas: En ese día había una quincena de alpinistas que estaban en el campo 1, dos de ellos se encontraban en plena ascensión y pasaron momentos muy delicados. Se les abrió literalmente el suelo helado debajo sus pies y tuvieron que sortear trozos enormes de hielo que se les caía encima.

Sportvicious: ¿Sufriste miedo por ellos? ¿Y por vuestra vida?

Núria Picas: Sufrí mucho miedo por ellos, pensé lo peor al ver tanta avalancha por todas partes. Nosotros, después del primer seísmo pudimos comprobar que estábamos en un lugar relativamente seguro, y la preocupación era por toda la gente que estaba allá arriba. Hace un par de días pude ver el vídeo de un aficionado que se encontraba en el campo base del Everest, tan solo a 18 km del nuestro, se me pusieron los pelos de punta al ver como la avalancha barría todas las tiendas. Reconozco que nosotros hemos tenido mucha suerte.                          

NepalSportvicious: Después del seísmo la mayoría de expediciones marcharon, unos se quedaron al igual que vosotros para apoyar y ayudar en todo lo posible pero otros no. ¿Qué opinión tienes de la solidaridad del resto de alpinistas?

Núria Picas: Al principio costó entrar en razón, hay mucha “fiebre” para hacer cumbre, pero por suerte al final el sentido común hizo bajar a todas las expediciones de la montaña, en el caso del Makalu y tengo constancia que en la mayoría de ocho miles. Hay muchos Sherpas y porteadores que tienen familias durmiendo en las calles, por no hablar de los heridos y desaparecidos. Pienso que por respeto a este país hay que aportar nuestro granito de arena y ayudar en la medida que nos sea posible. Las montañas siempre van a estar allí para volver e intentarlo de nuevo.

Sportvicious: ¿En qué zona prestasteis vuestra ayuda?

Núria Picas: En mi caso decidí deshacer todo el trekking de bajada por el Valle del Makalu, son unos cuatro días andando hasta llegar a la primera población donde puedes coger un medio de transporte terrestre para dirigirte a Katmandú via aérea. Llevé medicinas y comida, y pude comprobar que aunque ha habido muchos daños materiales, por suerte no ha habido heridos. En Katmandú fuimos a visitar la Fundación de Montañeros por el Himalaya, y ahora estamos trabajando desde casa recaudando fondos a través de la venta de unas pulseras que están teniendo mucho éxito. Veo la gente muy entregada con la causa y esto me hace muy feliz. Es un pueblo que lo llevo en el corazón.

Sportvicious: ¿Qué aspecto es el que más te ha impresionado de toda esta situación?

Núria Picas: La capacidad que tiene el pueblo nepalí para recomponerse y hacer frente a las adversidades. Su sonrisa, su fuerza, su adaptación… no tienen nada y te lo regalan todo. Llegas aquí y relativizas todos los problemas, piensas en ellos y como están y te das cuenta de la gran fuerza que guardan en su interior.

Sportvicious: ¿Cómo se puede ayudar al pueblo nepalí?

Núria Picas: Desde aquí, a través de las organizaciones humanitarias, colaborando en cualquier iniciativa, por pequeña que sea. Ellos necesitan recursos, comida, recomponer sus hogares y nuestras aportaciones económicas son la mejor solución. Me está gustando la respuesta de la gente, percibo que el terremoto ha llegado a todos los hogares del mundo.

Sportvicious: ¿Cuánto tiempo necesitará Nepal para levantar cabeza?

Núria Picas: Yo no soy una experta y me gustaría dar una respuesta esperanzadora, pero la verdad es que no lo sé. Suponiendo que no haya más réplicas y dependiendo de la zona costará unos meses, incluso años. En la zona del Langtang, una de las más castigadas del país, desgraciadamente nunca jamás volverá a ser lo que era, los daños son irreparables, y hay pueblos enteros sepultados debajo la tierra. La capital, Katmandú se va a restablecer temprano, excepto los templos antiguos que han quedado completamente destruidos. ¡Qué pena!

Núria Picas1Sportvicious: ¿Cómo se prepara una expedición con un alpinista profesional como es Ferran Latorre?

Núria Picas: Vengo de la escalada y el alpinismo y no me ha supuesto un esfuerzo muy grande adaptarme al nuevo plan de entrenamiento. Pienso que lo más importante es cuidar la cordada, conocer el funcionamiento de cada uno y dejar que nuestra pasión e ilusión vaya marcando el ritmo. Aunque nuestra expedición se haya visto frustrada por este hecho excepcional, estoy muy satisfecha de haber aprendido todo el funcionamiento de una gran expedición. Estoy muy motivada con nuevos retos en altura y espero que esto solo sea el principio.

Sportvicious: ¿Cómo es un día en el Campo Base? ¿En qué se inviertes las horas?

Núria Picas: Un Campo Base es como una pequeña ciudad donde lo más importante es saberse cuidar, aclimatar bien, preparar la estrategia y convivir con el resto de las expediciones. Hay que estar muy atento con las sensaciones del cuerpo y tener paciencia, los días son largos y hay que saber gestionar bien las horas.

Sportvicious: ¿Cómo te replanteas esta temporada?

Núria Picas: Con muchísima ilusión, tengo ganas de empezar con una buena rutina de entrenamiento, volvérmelo a creer y dar lo mejor de mí. Necesito entrenar, sentir la naturaleza, esforzarme y competir. También tengo ganas de estar en casa, con los míos e ir asimilando todo lo que nos ha pasado este último mes para intentar salir reforzados de esta experiencia que nos ha tocado tan de cerca. A día de hoy tengo el cuerpo en casa, pero mi mente aún sigue en el Nepal, latiendo con fuerza.

Núria Picas: www.nuriapicas.com