RESPONSIV 10L RAIDLIGHT – UN FIT ESPECTACULAR

En este post vamos a analizar la Mochila-Chaleco Responsiv 10L Raidlight que es la versión ‘ultra’ de la familia Responsiv. Ideal para llevar el material requerido en entrenamientos y competiciones.

¿Quién de vosotros, corredores de montaña, no se ha encontrado alguna vez en carrera con la imagen del corredor que nos precede, cuya mochila mal ajustada baila de lado a lado sobre su espalda?

Seguramente, si estás leyendo estas líneas, te sonará esto que comentamos, puede que incluso lo hayas visto en alguno de tus compañeros durante tus salidas o incluso que lo hayas padecido o padezcas sin ser totalmente consciente de ello.

Las inercias que se producen por ese movimiento incontrolado durante la marcha, deben de ser contrarrestadas y compensadas por nuestro propio cuerpo y ello se traduce en un mayor gasto energético que puede incluso repercutir en mayor o menor medida en nuestro resultado.

El mal ajuste de la mochila es un error más común de lo que parece y al que no se le presta la debida atención, una variable más a tener en cuenta sobretodo en carreras de larga distancia.

Nuestro cuerpo suele acabar acostumbrándose a esas inercias y tan solo cuando uno tiene la oportunidad de probar un producto como la Mochila-Chaleco Responsiv 10L Raidlight, que hoy vamos a repasar para vosotros, puede apreciar la gran diferencia.

Si bien, es una mochila que lleva tiempo en el mercado, y de la cual se han hecho muchas reviews, desde Sportvicious creemos que merece la pena hacer un repaso a esta “tope de gama”, cuya línea “Responsiv” ha recibido constantes y rápidas actualizaciones desde su aparición.

Si te interesa este test quizás te gustaría echar un vistazo a nuestra sección de material.

Una mochila que mantiene la calidad de materiales y principales características desde el inicio de la gama.

Materiales como su chasis, compuesto enteramente por rejilla 3D de fino acolchado que garantiza comodidad y transpirabilidad, o materiales como el tejido “ultra-elástico” para la mayoría de sus bolsillos y el Rip-Stop que conforma el volumen principal de carga. Todos ellos tratados con las últimas tecnologías, como el corte preciso por láser de los paneles y los termo pegados que evitan el uso de innecesarias costuras para aligerar el conjunto (200 gramos para la talla M), donde los principales cambios se han producido en la mejora y distribución de los bolsillos.

Toda una gama muy cuidada que se fabrica íntegramente en la sede francesa de Raidlight, junto al macizo de Chartreuse y que se puede decir que es su niña mimada.

Es tal el mimo que dedica la marca a la gama Responsiv, que como detalle debemos mencionar que incluso podremos saber que persona ha confeccionado nuestra unidad. Esto es algo que humaniza el producto y que seguidamente nos lleva a fijarnos en sus cuidados acabados.

El aspecto de esta Mochila-Chaleco Responsiv 10L Raidlight engaña a primera vista. Parece verdaderamente que estemos ante una mochila de 5 litros si se compara con algunas otras de esa capacidad. Esto es debido, a su bolsillo principal trasero de carga que es completamente plano y carece de volúmenes. Su acceso es superior y no posee ningún tipo de cierre. Internamente está dividido en tres bolsillos, uno de los cuales nos permitirá cargar incluso una bolsa de hidratación de 1,5L (no incluída) puesto que está preparado para ello con un velcro superior de sujeción y salidas para el tubo a ambos lados de los tirantes.

La genialidad de este bolsillo principal reside en sus costados completamente elásticos que permiten que carguemos un sinfín de cosas. Un volumen de carga que de primeras se nos hacia impensable, pero que es capaz de cargar con todo lo necesario para algunos de los ultras más exigentes.

Por si fuera poco, en esta parte trasera todavía tendremos un bolsillo exterior cuya boca está dividida en tres partes y es completamente elástico. Perfecto para tener a mano elementos de volumen medio que tengamos que usar constantemente, como nuestra chaqueta impermeable o cortavientos.

El único punto negativo que podemos tener al respecto, es que para acceder a ellos “correctamente” tendremos que quitarnos la mochila, puesto que su patrón técnico hace que nos quede muy alta a nuestra espalda.

En la parte delantera de la Mochila-Chaleco Responsiv 10L Raidlight es donde podremos apreciar los mayores cambios que ha sufrido todo la gama desde sus comienzos.

Tendremos acceso directo a cuatro bolsillos. Dos de ellos pectorales, pensados para albergar dos soft-flask de 600ml que Raidlight incluye en el paquete y dos bolsillos laterales de sorprendente capacidad de carga, cuya ubicación y acceso con pequeños tiradores, son inmejorables.

A nuestro juicio, esta es la mejor evolución que ha tenido la gama desde sus comienzos.

Hemos dejado para el final de la descripción, lo que sin duda la hace diferente del resto de competidoras y su mejor característica, la que nos ha permitido dar título y comienzo a este pequeño repaso: Una inmejorable adaptabilidad a nuestro cuerpo y con ello un excelente comportamiento en carrera. De nada nos serviría lo anteriormente expuesto, si luego no rindiese al máximo como lo hace.

Sus dos cierres pectorales delanteros con clips planos (donde también podremos encontrar el silbato de seguridad) nos permiten un primer ajuste más abierto o cerrado de la mochila, según nuestro gustos. Pero cuando de verdad sientes como te abraza, es al girar las ruletas de los dos cierres micrométricos (Free Lock System) que se encuentran en los costados.

De esta forma se consigue un ajuste fino y rápidamente corregible  de la Mochila-Chaleco Responsiv 10L Raidlight ante cualquier situación. Algo no tan fácil con otro tipo de sistemas.

Las descompensaciones que iremos sufriendo en nuestra mochila a lo largo del camino, bien sea por la merma de la carga al consumir nuestras provisiones, líquidos, etc. o por sacar o meter elementos en diversas situaciones, podremos revertirlas rápidamente y sobre la marcha, manteniendo en todo momento ese fit espectacular que le ha dado fama.

Raidlight no se olvida de que su sistema de ajuste es mecánico y para futuras y posibles eventualidades nos regala una pequeña llave torx para poder subsanarlo, aunque todavía no sabemos de nadie que haya tenido la necesidad de usarlo. Es un sistema muy seguro.

Otro punto a tener en cuenta, y que no todas la mochilas poseen, es la capacidad de portar con perfecta solvencia, todo tipo de elementos disponibles en el mercado para la hidratación. Se adapta a cualquiera de ellos, aunque la marca da preferencia a los soft-flask que revolucionó en su día dotándolos de una boca más ancha y pipeta isolada.

Algo que no se suele comentar en estos casos y que nos gustaría remarcar, es la capacidad de intercambio de sus cuatro bolsillos delanteros. Donde los bolsillos de los costados destinados inicialmente a carga, son capaces de alojar también y sin problemas bidones de hidratación.

En cuanto al porteo de bastones de la Mochila-Chaleco Responsiv 10L Raidlight, punto siempre controvertido este, hay que decir que nos ha sorprendido para bien la posición horizontal delantera para estos. Otra buena y sencilla evolución que sufrió la gama.

Aunque preferimos el anclaje trasero tradicional para estos y no sea una posición que nos apasione, es un plus añadido que certificamos que funciona bien, siempre y cuando nuestros bastones sean del tipo plegable y no sobresalgan más allá de nuestros hombros.

Seguramente, con todo lo que os acabamos de mencionar y todo lo bueno que podréis oír sobre esta Mochila-Chaleco Responsiv 10L Raidlight, sería un perfecto regalo para pedir a vuestros queridos Reyes Magos dadas las fechas en las que estamos.

Juan Ramon Rodríguez Baglietto