DEJA QUE SEAN TUS HIJOS QUIÉNES ESCOJAN SU DEPORTE 2018 Sportvicious

DEJA QUE SEAN TUS HIJOS QUIÉNES ESCOJAN SU DEPORTE

Deja que sean tus hijos quiénes escojan su deporte. Es su vida no la tuya.

Mis hijos desde que nacieron han sabido que el deporte para Alex y para mí es nuestro estilo de vida y en consecuencia ellos forman parte de esta forma de vivir de manera saludable y activa.

Cuando Laia y Pau eran pequeños y regresábamos de participar juntos de nuestras competiciones les encantaban revisar las bolsas del corredor y repartirse todos los gadgets que habían en ellas.

También les gustaba ver cómo volvíamos de contentos y cansados por haber logrado nuestros objetivos y/o retos. Ellos sabían que para alcanzar nuestra meta teníamos que entrenar duro  diariamente y durante los fines de semana esos entrenos eran aún más exigentes. A veces ganábamos y a veces perdíamos pero lo importante no era eso sino era predicar con el ejemplo de superación, constancia y perseverancia. Conceptos que se pueden aplicar en los estudios y en el mundo laboral.

Te invitamos a descubrir todas las secciones que encontrarás en nuestra página web.

Al llegar a sus estudios de primaria decidieron apuntarse tanto Laia como Pau a una actividad extraescolar. Soy partidaria de que los niños deben realizar tan solo una actividad y punto. Estoy harta de ver cómo padres por no saber qué hacer con sus hijos, con ellos, así de claro, los apuntan cada día a una actividad… ¡Patético! Pues bien, se decantaron por el running. En ningún momento les obligamos, fue una decisión tomada por ellos mismos. Durante dos años estuvieron practicando running y compitiendo los fines de semana en la Liga del Consejo Escolar.

Pero llego un día que Pau me dijo: Mamá, a mí no me gusta correr y seguidamente Laia se sumó a dicho comentario. Evidentemente mi contesta fue: no hay ningún problema, buscar algún deporte o hobbie que os haga ilusión e ir a por él!

DEJA QUE SEAN TUS HIJOS QUIÉNES ESCOJAN SU DEPORTE Sportvicious 2018

Me sorprendieron porque tenían clarísimo que querían hacer. Pau me dejo helada… quería apuntarse a futbol… ni Alex ni yo hemos sido nunca de futbol… es verdad que mi abuelo estuvo a punto de ser Presidente del Barça y mi bisabuelo Emili Sagi Barba fue jugador del equipo blaugrana durante la década de los veinte, pero nunca me he sentido identificada con este deporte. Pero era la elección de Pau y la teníamos que respetar. Así que durante dos años estuvo en el equipo de futbol del colegio. Y Laia me dejó petrificada con su selección… quería hacer natación sincronizada, lo que ahora llaman natación artística. Como ya sabéis es un deporte muy sacrificado y para ver alguna mejora necesitas practicarlo durante años. De hecho, muchas chicas empiezan y lo dejan rápidamente. Como no podía ser de otra manera decidimos apoyarla en todo momento. Actualmente Laia está en 1º de Bachillerato y sigue luchando por superarse en ese deporte y lo hace con la misma ilusión y pasión que el primer día.

¿Sabíais que las niñas durante su adolescencia (de 12 a 16 años) dejan de practicar cualquier actividad física para dedicar su tiempo a otras actividades relacionadas con aspectos más sociales? ¡Pues si y es una lástima! Así que animar a vuestras hijas a que se muevan ¡Su cuerpo le agradecerá! En el caso de los niños este parón no es tan significativo quizás es porque hacen el cambio más tarde…

Finalmente Pau abandonó el futbol y a día de hoy es un fanático de la bici y moto de trial y de esquí de montaña, aficiones que comparte con Alex el cual las ha practicado desde muy pequeño. ¡Pau tiene el mejor entrenador que podría tener!

A modo de resumen me gustaría aconsejaros que sea cuál sea la decisión tomada por vuestros hijos, los apoyéis y los ayudéis tanto cuanto podáis. Pero sobretodo no olvidéis que el deporte es un estilo de vida saludable y nunca deber ser una imposición.

Bàrbara Sagi