Todo empezó a las 5:50 del sábado 2 de Julio, nos levantamos con el tiempo justo para salir pitando hacia Berga y así aprovechar el máximo de horas para dormir.
Las prisas son malas, una vez en ruta Bárbara me pregunta ¿has cogido los palos? yo no ¿y tú? tampoco media vuelta a buscar los palos, ¡corre que vamos mal de tiempo!
A la llegada a Berga a las 7.30 con el tiempo justo para coger el autocar surge otro contratiempo nos hemos olvidado en la nevera el desayuno y la comida de la carrera, ¡esto empieza mal! Yo tengo problemas estomacales comiendo barritas y al final me pasaron factura más o menos en el km 50.
Llegada al Santuario de Núria se respiraba un ambiente de gala con un día radiante, pero no te fíes de la montaña siempre puede cambiar sin aviso previo. A las 11 horas las campanas del Santuario marcaban la salida. La gente sale en masa con ganas de comerse los km. Como ha cambiado esto, antes se salía más despacio ya que se dice que no es como se empieza sino como se termina, pero el nivel cada vez es más alto y están mejor preparados.
Yo voy haciendo la goma tomando imágenes y fotos, alguno se me mosquea pero pido perdón.

 

Bárbara va haciendo a su ritmo todo funciona muy bien el único inconveniente la humedad y el sofocante calor que seguro que ha pasado factura a todos. Vamos haciendo a nuestro ritmo pero la cosa no pinta bien, Bárbara no para de decirme que no quiere seguir.
A la bajada hacia la estación de tren de la Molina me dice no puedo, yo la convenzo le compro una coca-cola y la fuerzo a sentarse a comer un buen plato de pasta, no para de repetirme no puede y voy estirando de ella.

Al llegar al Coll de Pal se me ha quedado un poco retrasada, me dice medio desconsolada que no puede qué no sabe qué le pasa. La amenazo como siempre diciéndole que yo sigo y que tendrá que ir a dormir en el coche y la convenzo hasta llegar al siguiente avituallamiento pero el ritmo no es bueno.

Llegando en el Refugio del Rebost quiere dejarlo pero es mejor que lo deje en el siguiente que es Bagà donde hay un servicio de taxi hacia Berga. Yo no me encuentro muy bien del estómago, voy al wáter y le digo a Jaume Terés si podemos ir juntos. ¡Me dice que sí! Pero cuando salgo del wáter el ya no está, le ha dicho a Bárbara que va tirando. Como algo y bebo me despido de Bárbara y le doy las llaves del coche.
No paraba de subir, esos 800 metros de más, respeto a la edición del año anterior y el calor como me costó. Algo no funcionaba no podía ni comer ni beber y todo lo que comía o bebía lo devolvía desde el km 50 hasta el final, no llene ni el camel back.

Llegando a Saldes y al no poder beber ni comer me dicen prueba con una cerveza, allí sentados en una terraza hay un grupo de personas y le pregunto si alguno de ellos me invita y claro que si pues cerveza a troski ¡me ha sentado bien! Desde allí hasta el final no tome nada más y ¡que calvario! estaba para abandonar pero Jaume me recuerda que ya abandoné en el Extrememan de Salou.

Que duro los 1200 metros de desnivel que me quedaban por hacer, fueron los más duros que he recorrido nunca. Me costaba mantener la verticalidad pero ese punto de honor me hizo llegar al final de la carrera con más de 17 horas.
Gran organización y muy bien marcado solo hubo un punto donde las marcas habían desaparecido y siempre coincide en un sitio donde vive gente en una urbanización gente que se divierte arrancando las señales. En cuanto a los avituallamientos encuentro a faltar un poco de pan y embutido es que con tanto dulce se me bloquea el estómago, pero esto es a título personal. Àlex Clarasó

Rabia y frustración es lo que siento tras mi abandono en la Núria-Queralt. Tenía muchas ganas de correr esta carrera y hacerlo bien. El año pasado lo había pasado muy mal llegando a parar unas dos horas pero al final conseguí ser finisher. Quería que la cosa fuera mejor pero esta vez salió peor de lo previsto.

Hacía un día precioso y se respiraba un ambiente brutal. Tenía muchas ganas. Para mí la Núria-Queralt és una de las más bonitas marchas que tenemos en Catalunya pero también una de las más duras.

Empezó la carrera con una subida donde la gente se amontonó y después seguía un single track. Era difícil coger un ritmo, se formo una larga cola, se podía trotar lentamente uno detrás de otro y de vez en cuando aprovechaba para avanzar alguna posición.Tenía ganas de que la gente se esparciera un poco y así poder coger mi ritmo.

Cuando vi que mi cuerpo no estaba al 100% no sabía exactamente qué me estaba pasando y a día de hoy aún no sé que me paso. Alex iba unos metros delante de mí y no le quise comentar nada ya que era demasiado pronto para ver que realmente la cosa no funcionaba. Pensé que aún no había cogido mi ritmo correcto y que tenía que esperar un poquito para ver qué pasaba.
Llegamos al primer avituallamiento (Font de l’home mort) antes de hacer la subida del Pas dels Lladres, bebí mucho y comí. Ahora la gente se esparciría un poco y conseguiría ir a mi bola.

Fuimos haciendo la subida de coña, despacito ya que es una fuerte subida y si te desgastas mucho allí luego lo pagas duro. Hacía mucho calor pero lo tenía muy claro la hidratación y la alimentación eran fundamentales en un día con altas temperaturas.

 

Una vez acabada la subida venía la bajada, me continuaba encontrando rara pero iba tirando. Utilicé mucho el coco y decidí imponerme objetivos cortos, ir de control a control. No tenía ganas, mis piernas no tiraban lo que yo quería, así llegué al control 2 en Coma Morera. Del 2 control al 3 me venía a la memoria la edición anterior y me animaba ya que me encontraba mejor (o eso creía). Estaba haciendo ese recorrido mucho mejor y eso me hacía seguir adelante pero ¿me estaba engañando a mi misma?
No estaba fina y esa era la verdad. Llegamos al control 3 La Molina y decidí decirle a Alex que mi cuerpo no funcionaba y tenía las piernas totalmente bloqueadas exactamente en los cuádriceps, me empezaron a temblar, una sensación muy desagradable. Pero me animaba yo misma pensando que al menos no había parado 2 horas. Estaba claro que estaba tirando de coco, ¡era brutal! Alex me dijo que comiéramos con tranquilidad y a seguir con el trayecto. Me zampé una ensalada de pasta junto con Núria, una gran corredora, y le comenté lo que me estaba pasando, me animó y ella salió antes que yo del avituallamiento.
Me encontraba animada para seguir y salimos del avituallamiento con Jaume Terés, gran amigo, que también lo estaba pasando mal pero el tuvo la gran suerte de darle la vuelta al tema. Ahora tocaba otra subida y Jaume nos comentó que iría muy despacito, Alex y yo fuimos tirando y lo perdimos de vista.
Tendríamos que subir el Coll de Pal, que ganas tenía de subirlo, habíamos hecho entrenos corriendo y haciendo esquí de montaña con Alex y me venían a la memoria y me ilusionaba e intentaba distraerme para no pensar en mis piernas.
A parte el año pasado subí todo este cuello arrastras de Alex y ahora qué más podía pedir, ¡lo subía sola! Una vez finalizada la subida me derrumbé vi que no estaba bien, me senté en una piedra muy grande donde había coches y le dije a Alex que no podía continuar así, quería abandonar. Me dijo: yo sigo, tú misma, te doy las llaves del coche y me esperas en la llegada. Me saltaban las lágrimas… escribo esto y me siguen cayendo…
Reinicié la marcha llegando al control 4 el Refugi Rebost. Al llegar a este refugio ya vimos un signo de deshidratación, un chico estaba tumbado en el suelo, estaba súper mareado. Bebimos mucho y comimos unos trozos de sandía. Tenía claro que lo quería dejar, me dolían los cuádriceps, mis piernas no funcionaban como yo quería, estaba sufriendo mucho y no estaba disfrutando nada, era una agonía.
Este refugio no era el mejor punto para abandonar, por esta razón decidí seguir hasta el siguiente control, en el transcurso del control 4 al 5, os puedo asegurar que lo pase fatal, corría con un dolor brutal me saltaban las lágrimas, estaba claro no era mi día. Y al pensar que no era mi día y que tenía que abandonar aún me venían más ganas de llorar. Llegué a Bagà km 47,7 toda llorosa, vacía, con mucha rabia, frustrada,  indefensa, no podía remediar lo que me estaba sucediendo. Situación muy frustrante.

Mi coco no me había fallado en ningún momento eran mis malditas piernas. Todos sabéis que he llegado una buena temporada no era falta de entrenamiento.

Intenté serenarme un poco, comí y bebí, la gente me animaba a tirar hacia adelante, Jaume Terés me animó y me dijo venga yo ya lo he superado, tú también puedes. Alex también insistió pero al final tiré la toalla. Alex me dio las llaves del coche y salió detrás de Jaume para poder realizar juntos la larga subida que les venía a continuación.
Una vez se marcharon y al estar sola reflexioné otra vez sobre mi posible abandono, estuve valorando si seguir o no pero la verdad es que no estaba disfrutando para nada. Llegó Paco Robles, me animó y me dijo que me uniera con él, por un momento me hizo dudar. Pero lo había pasado tan mal que decidí la retirada aún me quedaba la mitad del trayecto y esta marcha no es fácil lo tienes que tener muy claro.
Me alegro muchísimo por Alex que haya conseguido ser finisher, él tuvo sus malos ratos pero logro vencerlos. Y también me alegro por Jaume quien le espera una buena a finales de julio con su participación en el Tour d’Oissans que son 180 km y 12.000 D+, aprovecho para desearle mucha suerte. Bàrbara Sagi
Muy contento después de mi primera Ultra Trail.
Todo empezó con el libro de Kilian Jornet que nos llevó al entusiasmo y al marcarnos el Ultra Trail del Montblanc como nuestro siguiente gran objetivo deportivo. Nos metíamos así en una nueva disciplina y nos apuntamos a la Núria-Queralt para acumular puntos.

Después de un par de meses de pruebas de material, y una prueba de 45 km, la Travessa del Montseny, nos plantamos en Berga con una pequeña sensación de no saber exactamente donde nos hemos metido. Venimos con expectativas altas pero a medida que nos encontramos con amigos que ya la han hecho o han hecho otros Ultra Trail, me va aumentando la sensación de nervios y dolor de barriga. “El año pasado hicimos 20 horas”, “Es tu primer…? Piensa que es muy duro, eh?”

 

Tenía un par de grupos de amigos que querían salir para hacer 20 horas. Aunque sabia que no podría seguir a los míos por que están mucho mas fuertes que yo, me resistía a salir de entrada para hacer 20 horas. Yo quería estar alrededor de las 18.
Un momento antes de salir nos semi-informamos de cómo hacer con los palos que estrenábamos. Nunca habíamos usado palos y no sabíamos si sacarlos de entrada o ir sacándolos y guardándolos…Salimos ya con ellos y resultaron ser una herramienta imprescindible durante todo el recorrido. A la media hora de darse la salida los 3 que nos habíamos apuntado juntos seguíamos juntos y decidimos ir juntos hasta el final, así que Marcel y Xavi tuvieron que esperarme en muchas ocasiones, darme ánimos, recordarme que debía comer, beber… así que muchas gracias por vuestra compañía y empuje.
Muy bello recorrido, con la enorme diversidad de emociones típicas de una carrera tan larga, desde el bajón del dolor de mochila o el conato de llaga de la segunda hora, al disfrute del bello paisaje alpino de Coll de Pal, al placer de sumergir la cabeza en la fuente de Rebost, al hartazgo de piedras del descenso a Saldes, a la sabrosa sandia de la mayoría de controles, a la alegría de encontrar el soporte de amigos como los dos Enrics, Pere y Laura en Saldes y Bagà… silencios en las subidas de Peguera ya de noche… y numerosos y recurrentes dolores de uñas, brazos, cuádriceps… que iban apareciendo y desapareciendo.
Joan Cortés (Dorsal 112) con su compañero Xavi Carabí
Al final, enorme satisfacción de completar la carrera, y con un muy aceptable crono y sobretodo, con la inestimable compañía de dos buenos amigos. Pero no se acaba aquí, la mente no te deja dormir pensando en el resto de compañeros, por donde irán Alex y Bárbara, Tomás y Gus deben estar a punto de llegar si cumplen su objetivo…
En definitiva, muy buena experiencia. No me puedo mover, pero ya estamos pensando en la siguiente. Joan Cortés
Fotos: https://picasaweb.google.com/101925562651986108005/NURIAQUERALT2011?authkey=Gv1sRgCPq_44-pzfrSBw&feat=email#

4 comentarios

  1. Molt bon format aquest d'explicar la mateixa cursa des de tres prespectives diferents. Super-like!

  2. Good Job Alex!!! molt bo tant el video, les cróniques com el que vas fer a l'Ultra vas possar-hi allò que habia que possar .Felicitats, grande i per tu Barbara , la propera estaras terrible, ànims campiona!!

    JT

  3. felicitats als dos per la web.
    felicitats Alex per acabar tan bé.
    felicitats Bàrbara per la crònica. segur que l'experiència et fa més forta. a per la propera.

  4. Bones cròniques i millor muntatge.
    Felicitats als finishers i, especialment donar ànims a la Bàrbara, que estic segur que a la propera et surt bé.

Deja una respuesta