Este año he participado en varias competiciones como el Maratón de Barcelona, el Ironman de Niza,Enbrunman, etc. pero en todas ellas en calidad de fisioterapeuta y la verdad es que “te entra el gusanillo” viendo tanta gente ilusionada al terminar cualquier prueba.

Nunca me había pasado por la cabeza participar en un Campeonato del Mundo ni de Duatlón nide parchís, aunquecuando se me presentó la ocasión no me lo pensé dos veces.

El reto para mí era mayúsculo debido a que la mayor dificultad radicaba en sacar tiempo para entrenar en mi apretada jornada de currante y padre de familia. El apoyo incondicional de Laura y de mi entorno más cercano hace que cada día tenga especial ilusión por entrenar aunque sea un poco.

Aún recuerdo algunos entrenamientos con la bici de carretera con Victor del Corral, Miquel Blanchart, Anibal Fidalgo, Albert Puyal, Paco, etc. que me servían de motivación para mejorar.

El viaje en autocar con mis compañeros de club (Cerr Igualada) fue largo pero muy divertido y entretenido. Llegamos el viernes por la noche más tarde de lo previsto aunque a tiempo para cenar gracias a que el cocinero del Hotel nos esperó a que llegáramos.

El sábado por la mañana tocaba recoger los dorsales y el mono de la selección española, saludamos a algunos amigos y luego más tranquilos rodamos suave con nuestras bicis por el circuito de ciclismo. La verdad es que era un circuito fantástico, casi todo llano a excepción de un puertecillo de unos 5 kilómetros. En total dos vueltas a un circuito cerrado al tráfico y sin drafting. El recorrido de la carrera a pie no tenía nada de especial, totalmente llano y muy rápido.

Al acabar el reconocimiento del circuito, Isaac Duarte y yo nos hicimos una sesión de recuperación con Indiba Activ (Tecarterapia) para realizar la última “puesta a punto”. Luego rápido al Hotel que había que comer ya que al poco rato daban la salida a la carrera Elite. La carrera superemocionante con un Roger Roca muy atento y motivado y un Víctor del Corral muy fuerte y controlado por sus rivales. Al final, un resultado espectacular, Roger 2º y Victor 3ºcon una gran remontada a pie en el tramo final. Más tarde la verificación de material y entrada de bicis en boxes. Los nervios hacen acto de presencia aunque es parte de la competición.

El domingo a la diez empiezan las salidas de los grupos de edad y a las 10:08 puntualmente salimos los de 40-44 y 45-49 años. El primer 10.000 fue rápido, consigo llegar sexto y por debajo de 34’, tras una rápida transición en el sector de bicicleta empiezo fuerte y las sensaciones son siempre buenas hasta que en el km. 32 decido tomar un gel que me sienta fatal, pero hay que seguir. El ritmo es elevado y las piernas empiezan a “temblar”, tengo avisos de “rampas”. Me pasan varios corredores. Al final 38.4 km/hora de media en bici, pero me esperaba lo peor. Ya en boxes y transicionando tengo 2 rampas en los gemelos e isquiotibiales que me hacen perder tiempo y me dejan dolorido. Salgo a correr como puedo y la barriga casi no me deja correr, pero es un mundial y hay que llegar como sea.

Los últimos kilómetros son una tortura, pensaba correr en 3´30’’ el kilómetro y acabo a casi cuatro el kilómetro, pero al cruzar la línea de meta la emoción es máxima. Después me entero que acabo 10º de mi grupo de edad con lo que quedo más que satisfecho. Otro año intentaré repetir aunque ¡hay que entrenar más!

David Serra

Deja una respuesta