DOS GRANDES DEL TRAIL RUNNING

Declaraciones de Núria Picas y Miguel Caballero, dos de los 17 atletas que representarán a la selección española en los Skygames.

El próximo 29 de junio se celebrarán los SkyGames® que son los Campeonatos del Mundo de Skyrunning, los cuales se celebran con una periodicidad de 4 años. Este año tendrán lugar del 29 de junio al 8 de julio en la Ribagorza Románica, una zona comprendida entre Aragón y Cataluña.

Un certamen impulsado por la Federación Internacional de SkyRunning (ISF) y que exige que las competiciones se celebren en escenarios montañosos situados a un mínimo de 2.000 metros sobre el nivel del mar, en zonas que cuenten con una sólida oferta hotelera y de servicios, además de buenas comunicaciones y experiencia en la celebración de eventos deportivos.

Durante esta semana de competición se disputarán un total de 6 pruebas: SkyMarathon, toda una prueba de resistencia de 42km; SkyRace, carrera de montaña de 21km; SkyBike, una duatlón de alta montaña (14 km BTT + 10km RUN + 10km BTT); KmVertical, una carrera de ascensión rápida de 1.000m de desnivel; SkySpeed, prueba eliminatoria de velocidad en sólo 200 metros; y SkyRaid, una prueba multidisciplinar pensada exclusivamente para los atletas seleccionados de las delegaciones internacionales.

Esta competición reunirá a los grandes especialistas mundiales de cada disciplina. Más de mil deportistas y cien atletas de élite representando a un total de 25 naciones se darán cita en esta competición que supone un fiel reflejo del espectáculo de los deportes de montaña en altura.

Los integrantes de la selección española son: Oihana Kortazar, Blanca Mª Serrano, Núria Picas, Sílvia Leal, Laura Orgué, Yolanda Magallón, Luis A. Hernando, David López, Iván Ortiz, Miguel Caballero, Tòfol Castanyer, Jokin Lizeaga, Jesús de la Morena, Agustí Roc, Francesc Freixer, Ángel Llorens y Montserrat Martínez. Los tres últimos serán los encargados de disputar la prueba de SkyBike.

MIGUEL CABALLERO

¿Contento por conseguir tu plaza en los Skygames 2012?

El conseguir la plaza para la selección ha sido uno de los objetivos de este año.  Será un orgullo defender estos colores y una motivación para llegar a los Skygames ¡a tope!

¿Qué sensaciones tuviste en tu participación en Zegama-Aizkorri?

Zegama siempre es especial por todo: el ambiente, el recorrido y este año llegar arriba del Aizkorri en tercera posición la verdad es que fue increíble. Mi estrategia fue ir de menos a más, ¡lástima de la caída! pero bueno… eso es que iba por encima de lo que podía controlar.

¿Qué tipo de preparación física estás llevando a cabo para estar fino para los Sygames?

El tema de la preparación la dejo en manos de mi entrenador Pau Bartoló, él sabe sacar lo mejor de mí. Trabajamos temas físicos y me asesora psicológicamente para llegar bien a las citas más importantes ¡le debo mucho!

¿Quién crees que serán los corredores de la selección española con más posibilidades de triunfar (masculino/femenino)?  ¿Y en cuanto a la selección internacional?

En cuanto a nuestra selección tanto Luis como Oihana son los máximos favoritos, ¡voy a apuesta segura!  Ellos demuestran día a día el altísimo nivel que tienen. En chicos, Jokin también llega muy fuerte y motivado y por supuesto yo, claro, que voy con la idea de dar ¡mucho espectáculo!

Y de fuera, lo cierto es que no he visto listas de inscritos, pero seguro vendrán gente muy fuerte ¡A batallar!

Hace un año fuiste subcampeón de España, te conoces la zona como la palma de tu mano, ¿no?

En cuanto a la carrera del año pasado y después de haber visto el recorrido este fin de semana junto a mis compañeros he podido constatar que no tiene nada que ver. Me ha parecido la maratón una carrera durísima y larga. ¡Va a ser un espectáculo seguro!

NÚRIA PICAS

¿Qué sientes ante la gran oportunidad de representar España en los próximos Sygames?

La verdad es que no entraba en mis planes, pero después del podio en Transvulcania y Zegama, el seleccionador me dio la oportunidad de correr los Skygames. Me hacía ilusión correr estos juegos, en casa y entre los mejores atletas del planeta. Creo que es una buena oportunidad para mi carrera deportiva y la tengo que aprovechar.

¿Estás siguiendo una preparación física específica? ¿En qué se basa?

Disfrutar del deporte y la montaña es el principal secreto, pero está claro que hay que meterle horas. Después del desgaste de Cavalls del Vent, pasé un invierno alternando el esquí de montaña con la escalada, lejos de la competición. A partir de febrero empecé a correr de nuevo, cuatro meses después y la verdad es que me costó muchísimo, había cogido la forma escalando y me planteé muy sinceramente dejar de correr. Pero me invitaron a La Palma, para correr Transvulcania, y esto fue una gran fuente de motivación para arrancar de nuevo. Entrené por sensaciones, metiendo horas en bici y corriendo, y colgándome algún dorsal para ir cogiendo ritmo. ¡Y salió bien! Luego vino Zegama y aun salió mejor. Desde entonces que me vuelve a llevar Pau Bartoló, con quien me llevo muy bien, él es quien pone un poco de orden en todo esto y la verdad es que he notado una gran mejora.

¿Cuál es tu entrenamiento preferido?

Salir a correr y perderme por el monte, sin lugar a dudas. Aunque con Pau solemos alternar carrera por montaña y bicicleta de carretera. La intensidad la hacemos corriendo y el volumen en bici. Y si algún día toca descanso aprovecho y me voy a escalar, ¡esto me sienta muy bien!

¿Te resulta difícil dejar a tus preciosos gemelos, Arç y Roc para ir a entrenar y competir?

Tengo muy buenos horarios en el trabajo. Entreno por las mañanas mientras ellos están en el colegio y las tardes las pasamos juntos, excepto el día que tengo guardia. Es una pasada verlos crecer aunque a veces me formulo la pregunta ¿qué entreno es más duro: salir a entrenar o pasar todo un día con ellos? ¡Son un terremoto!

Laia, es sin duda tu gran apoyo ¿cómo lo vive ella?

Laia también es bombera y le gusta mucho el deporte, aunque no compita a tan alto nivel, nos lo podemos compaginar muy bien. Los fines de semana que yo salgo a competir necesitamos la ayuda “divina” de abuelos, pero ellos están encantados.