GERARD FARRÉS “HA SIDO UN DAKAR DURO EN TODOS LOS SENTIDOS”

Este año el Dakar se ha caracterizado por una dureza extrema que ha dejado a dos españoles en observación en el hospital, dos motos en llamas y más de 30 abandonos. El piloto de Gas Gas Gerard Farrés, socorrió a Enric Martí, un amateur que se encontraba perdido y deshidratado en medio del desierto durante la 5ª etapa.

Gerard-Farres

¿Qué tiene el Dakar que no tengan otros rallyes?

El Dakar tiene, primero de todo, su nombre que viene de África. Era  la auténtica carrera por  su gente, su cultura y sobretodo porque era una aventura. Cuando se anuló, pensamos que el Dakar habría terminado, pero por el contrario ahora es más fuerte que antes. Se ha abierto el Dakar a América, donde antes no se conocía y donde ahora todos los países quieren que pase por su territorio. Ahora es más mediático y es más una competición. Se ha perdido la aventura, pero ha mejorado en otras cosas.

Hasta hace unos años, se disputaba en África, pero las amenazas de grupos terroristas internacionales provocaron que a partir de 2009 cambiara de escenario y disputara en Sudamérica. ¿Hay mucha diferencia entre uno y otro?

La diferencia es que antes era una competición tirando a la aventura por los grandes desiertos que atravesábamos, lo que nos hacía disfrutar de su gente y de su cultura.

Ahora es una competición pura y dura, con mucha seguridad y mucho público y con mucho interés mediático ya que ahora en América el Dakar está de moda, ha llegado con mucha fuerza, todo el mundo lo quiere correr y, como ya he dicho antes, todos los países quieren que el Dakar pase por su país.

¿Cómo te preparas físicamente para recorrer en menos de dos semanas casi 5.000 kilómetros por el desierto?

Durante el año competimos y entrenamos pensando en el Dakar.

Marcándome objetivos pequeños, paso a paso, objetivo a objetivo. Es importante trabajar bien y mejorar en todo lo que haces mal. La cuestión es superarte día a día y ser mejor. El piloto que es más completo es el que puede ganar un Dakar. Entrenos físicos, psicológicos, mecánica, navegación que me organiza mi preparador físico Marti Noguera. También la Nutrición y la suplementación son importantes y tengo a Toni Sola. Lo importante es tener un equipo de gente en el que todos vayamos a una, trabajando en una misma dirección y con mucha ilusión, pasión y esfuerzo, y saber que nos queda mucho por aprender.

¿Y mentalmente?

Trabajo con Pep Font en el Car de Sant Cugat. Es importantísimo el trabajo con el psicólogo. A mí me cambio la vida para mejor. Sin él no podría competir a este nivel. Él me ha ayudado a organizar mi vida a nivel profesional y personal. Yo trabajo con Pep Font desde hace 6 años y la verdad es que estoy muy contento de haberlo conocido. Trabajamos cómo establecer objetivos, hacemos rutinas que me ayudan a tener la mente ocupada y a estar concentrado, trabajamos muchas técnicas que me ayudan en cuanto tengo problemas. En el Dakar son muchas horas encima de la moto y hay que tener un buen coco para competir bien.

¿En qué piensa uno cuando está encima de la moto?

En lo que hago. ¡Únicamente en eso! En mirar el road book, los km y ver el camino por dónde tengo que ir. Nada más. Necesitas estar muy concentrado. Lógicamente se te puede ir la cabeza 1 segundo pero sabemos cómo volver rápidamente a la concentración con técnicas que hemos entrenado.

Tú puedes dar fe de la dureza del Dakar, toda vez que te viste obligado a abandonar en la quinta etapa. ¿Es verdad que como dicen muchos ha sido el más duro de los disputados en Sudamérica?

La verdad es que creo que hemos vuelto a los orígenes de África con una carrera dura de verdad. Se había perdido la esencia del Dakar en los últimos años con la entrada de este nuevo continente.

El año pasado nos quejamos sobre este tema y la organización ha conseguido hacer una gran carrera, por fin hemos vuelto a lo que todos queríamos: la carrera más dura del mundo.

Una de las imágenes que nos ha dejado para la historia el Dakar 2014 es la de Gerard Farrés auxiliando a Enric Marti, víctima de una fuerte deshidratación. ¿Qué sucedió?

Yo estaba escondido bajo un pequeño arbusto que me hacía algo de sombra, ya que se me había quemado la moto y estaba esperando a ser rescatado. Llevaba 5 horas esperando a 45 grados sin agua… de golpe escuché unos gritos de auxilio… fui hacia allí y me encontré a Enric sin ropa, deshidratado y con pérdida de conocimiento. Fueron momentos muy duros… apreté el botón de emergencia y en 45 minutos llegó el personal médico. Enric estaba grave, ya que había perdido el conocimiento, pero yo estaba tranquilo porque los médicos estaban allí. Ha sido un Dakar duro en todos los sentidos.

En el Dakar y en otros rallyes uno está expuesto a sufrir percances. En tu caso, que compites en la categoría de motos, con más riesgo de padecer lesiones sobre todo en las muñecas y en las rodillas. ¿Cómo minimizas el riesgo?

Esto es como todo, cuantos menos riesgos cojas menos posibilidades tienes de caer. Siempre tienes que ir con un margen de seguridad y apretar donde realmente lo necesites. Es importante estar bien preparado en conjunto (mental y físicamente) para estar fuerte y concentrado en competir bien.

¿Qué papel juega Donjoy a la hora de prevenir lesiones tanto en el entrenamiento como en la competición?

La verdad es que las rodilleras Donjoy son una de las protecciones más importantes que tengo porque me protegen mis piernas. Yo tengo los cruzados anteriores y posteriores rotos y también los laterales así que es muy importante para mí ir con una buena rodillera como es Donjoy. Encima con las Donjoy me siento cómodo y seguro así que estoy tranquilo por mis piernas.

¿Qué lleva un piloto en la mochila en un rally?

Comida, bebida, dinero, papel, cristales, gorra, herramientas, tapones de orejas, crema de sol, pinta labios y algún amuleto…

¿Cuál es tu mejor recuerdo del Dakar?

En mi primer Dakar a 2 meses de la carrera me rompí los cruzados anteriores, posteriores, laterales externos, interno y menisco…. no me operé y decidí correr. Al final competí y termine el 16 y segundo de los Rokies, así que fue una auténtica pasada por todo lo que sufrí en aquel Dakar…¡¡¡pero al final lo conseguí!!!

¿Y el peor?

No poder terminar el Dakar por una avería. Recuerdo que lloré solo en el desierto… la aventura había terminado… Fue duro para mí por todo el trabajo de un año y de mucha gente que me ayudaba… y por supuesto mi familia que me aguantan en lo bueno y lo malo…

Para terminar, ¿qué le pides al 2014?

Le pido salud para todo el mundo y que no dejemos de soñar para crecer y superarnos.

Gerard Farrés: http://www.gerardfarres.com/