RAQUETAS DE NIEVE TSL 305 NORDIC STEP-IN

El modelo de raquetas de nieve 305 Nordic de la afamada casa francesa TSL está destinado a ser utilizado tanto para Nordic Walking como para correr. De hecho, es seguramente el modelo más popular para competir en carreras de raquetas de nieve, al menos, en nuestra geografía.

Raquetas de nieveEl estudiado chasis de estas raquetas está compuesto de un material plástico ligero pero altamente resistente y su forma está optimizada tanto para facilitar la zancada como para evacuar la nieve de su superficie con la mayor eficacia.

Lo primero se consigue gracias a su anchura máxima bastante contenida y, sobre todo, a su forma; más estrecha conforme nos acercamos a la zona posterior, lo que hace que encajen la una delante de la otra al caminar o correr sin tener que realizar una zancada muy amplia ni tener que separar las piernas lo más mínimo. Por su parte, para que la nieve no se acumule sobre el chasis, vemos que, aparte de que éste solo cuenta con la superficie estrictamente necesaria para cumplir su función, toda la parte superior del mismo es de forma redondeada y, además, dispone de canales de evacuación en la parte anterior. Todo ello facilita que la nieve resbale sobre él y caiga de nuevo al suelo.

Raquetas de nieve 2Aparte del chasis, observamos que el agarre y la tracción nos lo garantiza, en la parte delantera, un crampón con forma de diente de sierra que recorre transversalmente la raqueta justo debajo de donde apoyaremos la zona de los metatarsos, así como seis puntas bastante contundentes distribuidas por la parte media y trasera de la raqueta.

Raqueta nieve 3En cuanto al sistema de fijación, la TSL 305 Nordic cuenta con el innovador Step-in, que supone un gran ahorro en peso y aparatosidad respecto a un sistema tradicional de correas y que, a su vez, no sirve de impedimento para adaptar el modelo de bota o zapatilla que se considere más adecuado.

Raquetas nieve 4Finalmente, destacar que, en la parte donde reposa el talón de nuestro calzado, la 305 Nordic cuenta con una pieza de plástico más elástica que tiene la función de otorgarnos un extra de amortiguación en esa zona.

MONTAJE

A la hora de realizar el montaje del sistema Step-in en unas zapatillas de correr, hemos de tener en cuenta una serie de premisas de mayor o menor importancia.

Primeramente, hemos de comprobar que, en el punto en el que hemos estimado colocar el eje, éste quedará ubicado en una zona intermedia entre la yema de los dedos y los metatarsos. Si queda un poco más cercano a estos últimos, incluso es preferible, ya que transmitiremos mejor la fuerza de impulsión.

Por otra parte, hemos de comprobar que la puntera de la zapatilla no vaya a rozar con la parte delantera del chasis de la raqueta al bascular, así como que el talón reposará dentro del área destinada a tal efecto.

raqueta nieve5Otro detalle importante a tener en cuenta es la altura de la media suela en la zona a colocar el eje, así como su composición y dureza, ya que esto influirá en el grado de percepción del eje bajo nuestros pies, lo que puede llegar a resultar un tanto incómodo si no contamos con un aislamiento suficiente.

Raquetas nieve 6Asimismo, y abundando en los detalles a tener en cuenta a la hora de elegir la zapatilla, es relevante matizar que el upper se verá sometido a mayor estrés, especialmente en la zona del toe box, por lo que es conveniente escoger un modelo generosamente reforzado en esa zona.

Finalmente, dos consejos más: contar con un modelo cuyo upper impida en cierta medida la entrada de agua es de agradecer, ya que ganaremos en confort térmico y, por otra parte, elegir una zapatilla que ofrezca una excelente sujeción del pie, especialmente en la parte del empeine y del talón. Esto será lo primordial para lograr una simbiosis óptima entre la raqueta y la zapatilla.

Una vez comprobados los detalles enumerados, comenzamos con el montaje. Lo primero es tomar correctamente la referencia de los puntos donde irá colocado el eje. Tras ello inmovilizamos completamente la zapatilla aplanando la suela del todo y comenzamos a perforar la suela transversalmente con una broca acorde a la anchura del eje.

raquetas de nieve7Una vez comprobado que el agujero se ha realizado perfectamente, preparamos el eje colocando una de sus juntas. La colocación de la junta es mediante presión, siendo recomendable en algunos casos precalentar la pieza antes de su inserción.

Tras calcular la anchura del eje respecto a la propia anchura de la suela de la zapatilla, procedemos a rebajar ésta para que, una vez montado, el eje asome por ambos lados de la suela en su justa medida. Calculamos después que los cortes efectuados facilitan, a su vez, la basculación de la zapatilla en la raqueta.

raquetas nieve8Una vez hechas estas comprobaciones, introducimos el eje en la suela y encajamos la junta del otro lado.

Tras hacer los últimos ajustes, colocamos la zapatilla en la raqueta y verificamos que aquella no roce en ningún punto de la raqueta al bascularla, que ha quedado perfectamente centrada y que el talón se apoya en la zona destinada a ello. Por último, comprobamos que, al meter la mano dentro de la zapatilla, no percibimos el eje.

raquetas de nieve9FUNCIONAMIENTO

Para comprobar las prestaciones de las TSL 305 Nordic, nos hemos desplazado a la estación de La Molina, donde a lo largo de un recorrido en el que tendremos la oportunidad de encontrarnos con condiciones de nieve y grados de inclinación diversos, nos servirá para evaluar su comportamiento.

La colocación del sistema step-in nos parece óptima para realizar la maniobra con rapidez. Una vez hecho esto, iniciamos el ascenso donde, ya desde los primeros metros, la ligereza de estas raquetas se hace palpable, con lo que invitan a correr más que a caminar.

Lo cierto es que, a pesar de que correr con raquetas siempre es significativamente más exigente que hacerlo sin ellas y por terreno no nevado, este modelo te lo pone fácil al máximo, con lo que no nos costará mantener un ritmo ágil de ascenso en zonas donde con unas raquetas de travesía nos resultaría más penoso.

raquetas nieve 10A la hora de abordar zonas de mayor inclinación, vemos que el agarre es excepcional. Especialmente destacables son las prestaciones del crampón que, además, gracias a su ubicación, nos provee de una sensibilidad total del terreno que pisamos. En los tramos de pendiente bastante acusada, progresamos con un grado bastante alto de seguridad, siendo bastante aceptable también al progresar sobre acumulaciones de nieve polvo, ya que la raqueta ofrece una resistencia destacable a resbalar hacia atrás.

En planos inclinados lateralmente, comprobamos que la raqueta se adapta al terreno y, por su parte, la flexión que nos garantiza la zapatilla facilita que nuestra posición no se sienta forzada.

raquetas de nieve 11En cuanto al eje, el hecho de que se haga más o menos perceptible lo marcará el modelo de zapatilla elegido. En nuestro caso concreto, se nota un poco, pero sin llegar a molestar.

Por su parte, la forma del chasis cumple su función, con lo que no hemos de estirar la zancada ni abrir en exceso las piernas para evitar que las raquetas choquen entre sí. La zancada puede ser natural en todo momento.

A falta de pocos metros para culminar el ascenso, no podemos estar más satisfechos con las prestaciones exhibidas por las TSL 305 Nordic.

Al comenzar a descender en un plano con poca inclinación, todo pinta bastante bien. Al igual que ascendiendo, la raqueta te permite correr con naturalidad. El ritmo puede llegar a ser bastante elevado sin ser siquiera conscientes de ello y es aquí donde una cinta elástica sujeta a ambos laterales del chasis de la raqueta, pasando por encima de nuestro empeine, puede cumplir una función importante para evitar una excesiva basculación de la raqueta.

Raqueta de nieve 12Al aumentar la inclinación, hemos de gestionar, si pisamos nieve dura, el gran agarre que proporciona el crampón y las puntas para no castigar en exceso nuestros cuádriceps, debido a la enorme capacidad de retención que ofrecen. También el eje se hace más perceptible bajo estas circunstancias, con lo que, en caso de haber elegido un modelo de zapatilla un tanto “extremo”, puede llegar a molestarnos.

Por otra parte, cuando nos vemos obligados a acortar la zancada, comprobamos que, aunque esporádicamente pueda producirse el choque entre ambas raquetas, la propia forma redondeada de los flancos hace que se recoloquen en su sitio sin mayores consecuencias. Muy pero que muy difícil será que lleguen a engancharse la una con la otra.

La capacidad de adaptación al terreno también es brillante en descenso, así como la evacuación de la nieve de su superficie cuando la enterramos en nieve polvo. Respecto a esto último, hemos de tener en cuenta que estamos ante un modelo un poco más estrecho de lo habitual, con lo que su flotabilidad, que siempre dependerá del peso del propio deportista, será en cualquier caso inferior a la de un modelo de travesía, aunque suficiente para rendir a buen nivel bajo las condiciones de nieve para las que fue concebida.

raqueta nieve141Tras finalizar el entrenamiento, quitarnos las raquetas y meditar las sensaciones acumuladas durante el mismo, podemos concluir que las TSL 305 Nordic Step-in son un modelo “10” para disfrutar de la progresión sobre la nieve a ritmos elevados.

Álvaro Rodríguez

Raquetas de nieve cedidas por Intemperie