Anne Kirschenmann es adicta a recorrer largas distancias. En esta ocasión participó en La Misión, una auténtica aventura en la Patagonia de 160 km con un desnivel de 8.000D+ donde los participantes realizan un esfuerzo sublime para llegar a la meta.

unnamed.jp3gLlevo corriendo casi 22 horas cuando veo a Adriaan al lado de la carretera. Me sorprende. Se supone que debería haber terminado varias horas antes que yo, que ya se ha duchado, ha cenado y que estará en cama cuando llegue después de medianoche. Incluso he dejado el pijama preparado para no despertarle.

Pero ahora no es momento de pensar en pijamas y camas; todavía tengo 50 kilómetros por delante. Le veo un poco raro. Lleva un buff que le cubre la mayor parte de la cabeza para protegerse del sol. Y está sonriendo. “Tengo los pies destrozados. Pero quiero seguir», asegura. «Y, por cierto, eres la tercera mujer de la carrera».

Esta es la décima edición de La Misión y hemos estado de suerte con el tiempo. Hace sol, la temperatura es agradable y no llueve. En ediciones anteriores, la nieve, el viento y el frío han complicado mucho las cosas. Con los años, la carrera ha ido evolucionando y ha pasado de ser un calvario de orientación autosuficiente a un esfuerzo semiautónomo que recorre una ruta bien marcada. Esto, en parte, se debe a que mucha gente se perdía continuamente. Ésta sigue siendo una carrera de lejanías. En el Parque Nacional Nahel Huapi no hay cabañas ni lugares donde poder parar. Los caminos no están señalizados. En 160 km solamente hay dos puestos de socorro, las dos únicas ocasiones en las que encuentras una carretera. Además del «equipaje obligatorio» habitual, también hay que llevar un saco de dormir, un porta bebidas y un casco, que te debes poner cuando vas «por encima de la línea de los árboles». Otra muestra de la particularidad de esta carrera única es el hecho de que algunas personas llevan también consigo una tienda de campaña: el tiempo máximo es de poco más de tres días, por lo que muchos deciden realizarla como si de hacer senderismo y acampada se tratara (aunque igualmente bastante agotadores).

Seguir leyendo el reportaje de La Misión en: http://issuu.com/sportvicious/docs/n__mero_18_

La Misión