El pasado mes de julio se volvió a celebrar en Francia la 5ª edición de L’Intégrale de Riquet, tras una pausa de cinco años. Esta prueba de 243 km recorre el Canal du Midi desde el mar Mediterráneo, desde el Faro de la Laguna de Thau (localidad de Adge), hasta Toulouse siguiendo el curso del canal.L’Intégrale de RiquetA tan solo unas semanas de la celebración de la prueba, decidí apuntarme con un único objetivo: hacer un test de mi forma física y mental así como del material, comida y suplementos que tengo previstos usar en el Spartathlon Ultra Race.

Así que el día 6 por la tarde llegué a la localidad de Marseillan, donde la organización ofrecía por un coste de 15 euros (la inscripción tiene un coste de 150 euros) la pasta party, el briefing y la posibilidad de dormir en el pabellón (con duchas) así como el desayuno el día de la prueba.

La carrera L’Intégrale de Riquet ofrece solo ocho puntos de avituallamiento en los que se puede encontrar líquido y algo de comida pero muy básico por lo que es recomendable (anteriormente era obligatorio) ir acompañado de un ciclista con todo lo que necesites extra. En mi caso, conté con el fantástico tándem formado por Carles y Marta que se irían alternando en bici/furgoneta. Allí también me encontré con Juan Carlos Pradas, con quien no nos habíamos vuelto a ver desde la edición del 2005 de la Marathon des Sables y que por suerte ambos teníamos el mismo objetivo de realizar esta prueba como test para el Spartathlon, aunque él ya lleva en su espalda cinco ediciones siendo finisher en Sparta.

A las 11 de la mañana se dio la salida bajo un sol que a esa hora ya marcaba unos 35 grados y que a partir de aquí fue en aumento llegando a sobrepasar los 43 grados y con una humedad increíble ya que el recorrido transcurre al lado del río. A la salida, la organización obliga a salir primero a los corredores y al cabo de un tiempo a los ciclistas de apoyo ya que los primeros 10 kilómetros son por una senda muy estrecha; así se evitan tapones y maniobras peligrosas. De todas maneras, nosotros decidimos salir solo con el ciclista de Juan Carlos con el material mínimo para ambos y que mi equipo de apoyo fuera con la furgoneta hasta el km 20 con todo el resto. Así en esos primeros 20 km, Fabien nos iba rellenando las botellas de mano e incluso haciendo alguna parada extra para beber agua con gas.

Seguir leyendo crónica en: http://issuu.com/sportvicious/docs/n__mero_20

L’Intégrale de Riquet: http://integraleriquet.org/

Fotografía de Marta Bacardit