RAIDLIGHT RESPONSIV 8L: LA MOCHILA-CHALECO AL DETALLE

Es imposible quedarse con un único atributo de la Raidlight Responsiv 8L porque tiene matrícula de honor prácticamente en todos. De hecho, cuando las tienes en las manos por primera vez, te pones poco menos que a hiperventilar porque no sabes por dónde empezar a mirarla: suavidad del tejido, acabados, soluciones tecnológicas aplicadas, ligereza…

Lo primero que llama la atención de la Raidlight Responsiv 8L es la poca estructura que tiene, que permite dejarla echa un gurruño poco más grande que el puño cerrado (hay camisetas de manga larga que ocupan más) y lo ligera que se nota. Como las sensaciones son subjetivas, tiramos de báscula y se para en unos irrisorios 187 gramos para la talla S que hemos probado, francamente impresionante para una pieza como ésta.

Raidlight Responsiv 8L - Peso

Lo segundo en lo que nos fijamos y que ya iba llamando nuestra atención en estos primeros compases es el tacto, extremadamente suave en todas sus partes, tanto las que están en contacto directo con el cuerpo como las que quedan por el exterior. Todos los tejidos parecen de textil más que de mochilas así que nos la ponemos sin pensarlo ni un segundo más y es tal la comodidad que sentimos, que optamos por quitarnos la camiseta para sentir al máximo esa suavidad: ¡impresionante, como no llevar nada! Le hemos hecho varias salidas a pecho descubierto para corroborarlo y, sin duda, es una de las mochilas más confortables que hemos tenido, con cero problemas por rozaduras salvo un par de veces en la nuca, donde nos ha pasado incluso con camiseta porque el problema creemos que ha sido más bien el velcro.

El tejido que queda en contacto con el cuerpo es una rejilla 3D de doble capa que deja un espacio intermedio por el que fluye el aire, permitiendo que se evacue muy bien el sudor. Tiene un acolchado mínimo que no nos protege de las irregularidades de la carga pero que evita convertirse en una esponja que retendría muchísimo líquido.

Todos los rebordes (sin excepción) están recubiertos con un tejido elástico extremadamente suave de manera que no queda en contacto con el cuerpo ninguna “esquinita” susceptible de hacer rozadura. Además, las formas son todas redondeadas, sin angulaciones, con lo que se minimizan aún más las posibilidades de irritaciones.

Raidlight Responsiv 8L - Detalles Delantera

En la parte trasera, el tejido es antidesgarro (Ripstop) y, además, impermeable o, al menos aguanta mucha agua, como hemos podido comprobar poniéndola bajo el grifo. El bolsillo trasero (el principal) no es estanco y, de hecho, no tiene sistema de cierre superior pero está dividido en dos y el que queda en la parte más exterior es todo de esa tela blanca impermeable, así que lo que metemos en ella libra bastante bien el agua y, salvo que estemos en un aguacero, podría ser suficiente para protegerlo.

En esta zona trasera también tenemos seis elásticos (tres a cada lado) que permiten sujetar mejor la carga de ese bolsillo principal, colgar cosas y dos de ellos (los que vemos con presilla) están destinados a servir como portabastones.

Para terminar el repaso a los tejidos, hemos dejado para el final el que es, a nuestro juicio el más impresionante, el R Dry que vemos en gris, que parece casi más el tejido de una camiseta o mallas. Bueno, no es que lo parezca sino que realmente lo es porque Raidlight lo utiliza en algunas de sus prendas, así que ya os podéis hacer una idea del rendimiento que puede tener de cara a la transpirabilidad o elasticidad y el tacto tan suave que puede tener. Al estar en los laterales y en los bolsillos, permite una gran adaptabilidad y, aunque no lo parezca, la resistencia al roce y desgarros es muy buena así que se pueden manipular son miedo.

Otro gran avance tecnológico de la Raidlight Responsiv 8L es el corte por láser que ya utilizaban en algunas prendas pero que han usado por primera vez en una mochila y que les permite realizar esa maravilla de cortes en las aberturas o las perforaciones que vemos en bolsillos y tirantes. Y, si esto se combina con termopegados como el que vemos en el bolsillo principal, se alcanza un nivel de acabados difícilmente superables.

Raidlight Responsiv 8L - Puesta Bebiendo

La capacidad de porteo declarada es de 8 litros que se repartirían entre el doble bolsillo trasero, dos frontales que hay en cada uno de los tirantes y otro lateral (uno a cada lado), todos ellos capaces de variar su tamaño para adaptarse a la carga.

El bolsillo trasero está preparado para utilizar una vejiga que se sujeta con un velcro superior y es diáfano, salvo la separación “impermeabilizada” que hemos comentado.

En las asas, a la altura del pecho hay un doble bolsillo elástico preparado para albergar bidones (flexibles o rígidos) en el interior y “otras cosas” en el exterior. Está pensado para bidones flexibles de hasta 600 mililitros pero la verdad es que quedan un poco ajustados y cuesta meterlos en marcha (sobre todo si se lleva muy apretada), hay que practicar bien o utilizar bidones rígidos de los que no son muy anchos. Raidlight ha desarrollado unos bidones, junto con Hydrapak, extremadamente ligeros y finos que tienen además una pipeta recubierta con un aislante térmico que van genial aunque, como decíamos, quizá son un pelín grandes y, si se usan, conviene meter bien hasta el fondo, con la capucha dentro para que no se vayan saliendo según consumimos el contenido.

Raidlight Responsiv 8L - Bolsillo Lateral

Los bolsillos laterales son muy prácticos y de muy fácil acceso pero hay que tener un poco de cuidado porque pueden caerse las cosas si no van bien sujetas porque no cierran y la abertura es muy grande. Curiosamente, funcionan mejor cuando van bastante llenos. Quizá era buena solución cerrarlos a la mitad o, al menos, unir la parte superior central, para no dividirlo en dos.

El ajuste es, literalmente, perfecto y casi se podría llevar sin necesidad de tocar nada de lo cómoda que es. Disponemos de dos tiras pectorales (no regulables en altura) con cierre de presilla y cinta elástica para que no nos oprima y doble para que la tensión se reparta. En los laterales hay dos cierres micrométricos con sistema BOA que permiten ajustarla incluso en marcha para poder ceñirla más según se vaya vaciando o acomodarla a la ropa que llevemos puesta en ese momento (p. ej. podemos aflojarla un poco si nos hemos puesto una chaquetilla). Además, se puede adquirir en dos tallas así que es francamente complicado que no seamos capaces de obtener finalmente un ajuste perfecto sean cuales sean nuestras necesidades.

Raidlight Responsiv 8L - Ajuste Micrométrico

Como habéis visto, la Raidlight Responsiv 8L está preparada para ser una especie de navaja suiza que vale por igual para una salida cañera de 2-3 horas con poco equipaje pero también es perfectamente capaz de cargar con todo lo exigido para una competición en una ultra de 100 km. Su capacidad de adaptación le permite mimetizarse con nuestro cuerpo y que pase desapercibida por muchas horas que la llevemos. Y lo bueno es que se va amoldando en marcha por su gran elasticidad y por lo fácil que es variar el ajuste.

La mochila-Chaleco Raidlight Responsiv 8L ofrece las dos posibilidades de hidratación y suficientes bolsillos de fácil acceso como para que encontremos acomodo para todo lo que queramos llevar, da la posibilidad de cierta protección ante la humedad, la transpirabilidad es impresionante incluso con temperaturas muy elevadas, el tacto del tejido es prácticamente el mismo que el de una camiseta, la resistencia de los materiales y acabados es muy alta…

¿Estamos ante la mochila–chaleco perfecta? Bueno, no creemos que eso exista porque depende del usuario y de los requisitos que éste tenga pero, seguramente, para muchos la Raidlight Responsive 8L sí que puede estar rozando la perfección.

Morath (Rodrigo Borrego)

Seguir leyendo en: http://issuu.com/sportvicious/docs/sportvicious_22

Mochila-Chaleco Raidlight Responsiv 8L: http://es.raidlight.com/gama-made-in-france/4214-gilet-responsiv-8l.html#/color-light_grey/size-s_m