BICICLETA COMO TRANSPORTE PRIVADO EN LA CIUDAD

A nadie se le escapa que vivimos momentos difíciles en lo que se refiere a la economía. Los sueldos han bajado y trabajamos más horas que antes teniendo el mismo sueldo. Todos necesitamos desplazarnos al trabajo ya sea en transporte público: bus, metro, etc. o privado: motocicleta, coche, bicicleta…

Si analizamos los datos de movilidad de nuestras dos grandes ciudades, Madrid con un desplazamiento medio de 12 kilómetros y Barcelona con uno de 3 kilómetros, vemos que en Madrid es difícil que la gente se desplace en bicicleta, mientras que en Barcelona el desplazamiento al trabajo es más fácil. En este artículo vamos a hablar de la sostenibilidad, el medio ambiente y la correlación que tiene con el desplazamiento en bicicleta.

Actualmente, la mayoría de ciudades españolas tienen un servicio público de bicicletas, donde por una cuota anual puedes utilizar este servicio para desplazarte con bicicleta hacia cualquier lugar, siendo este mucho más económico y menos contaminante que el transporte público. Y ya no hablemos del transporte privado, que es costoso y contaminante; aunque es comodísimo, no olvidemos que fomenta el sedentarismo.

La mayoría de la gente se ha quedado sin tiempo libre y va desde el trabajo a casa sin tiempo de ocio y menos para practicar algún deporte. ¡Qué mejor manera que utilizar la bicicleta para desplazarse! Mientras te diriges al trabajo, realizas un esfuerzo beneficioso para tu salud y ahorras dinero. De momento todo son beneficios. Eso sí, siempre saldrán los detractores a este medio de transporte argumentando que es peligroso, que es cansado y un sinfín de problemas derivados de la pereza que conlleva el esfuerzo de dar a los pedales.

Nosotros hemos escogido la modalidad menos económica de todas las que existen, que es comprar una bicicleta pero no una cualquiera, sino una Bromptom. Hasta la fecha, los desplazamientos los realizábamos en motocicleta, un transporte rápido y muy ágil parecido a la bicicleta pero con un coste de mantenimiento superior, por tener contratado un seguro, gastos tales como gasolina, revisiones, etc.

¿Por qué una bicicleta Bromptom? Pues muy sencillo, la Bromptom es una bicicleta pequeña y plegable. Se pliega de tal manera que llega a quedar muy recogida ocupando muy poco espacio (tamaño de una maleta). ¿Cuántas veces has intentado entrar en un comercio en bici y no te han dejado? Mientras que si entras con una maleta no te dicen nada. Pues si entras con una Bromptom plegable, tampoco te dirán nada.

Bicicleta 1 - Sportvicious

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sistema de plegado de esta bicicleta es excelente. Se pliega en tres secciones: la primera es la parte trasera, el basculante donde se arrepliega hacia delante en la parte del cuadro; el siguiente pliegue es del cuadro, su plegado es lateral reduciendo la longitud de la bicicleta; y el tercer pliegue es la tija donde se soporta el manillar; en este pliegue reducimos la altura de la bicicleta. En este punto deja de parecerse a una bicicleta, tan solo queda a la vista el sillín y su inmensa tija, que solo tendremos que bajarla para fijar todos los pliegues que hemos realizado. El sistema queda fijado y no se despliega en ese punto. La puedes coger por el sillín y desplazarte por dentro de un comercio, oficina, local, etc. No tendrás ningún problema de accesibilidad. Además, no tendrás problemas a la hora de acceder al ascensor de tu casa y seguro que podrás encontrar un rinconcito de tu casa para guardarla. ¡El sistema de plegado es fantástico!

Bicicleta 2 - Sportvicious

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En un desplazamiento de 6 kilómetros, si comparamos la motocicleta con la bicicleta, deciros que en bicicleta solo tardamos 3 minutos más que con la motocicleta. Esta comparativa se ha realizado en un trayecto con tráfico y semáforos, donde la motocicleta tiene que realizar muchas paradas y arrancadas sin poder coger ritmo ni velocidad de crucero de 50 km/h, mientras que la bicicleta va mucho más lenta haciendo alguna parada y arrancada más que la motocicleta.

Tan solo nos queda comentar que la otra opción que existe es la bicicleta en modalidad eléctrica. Si no se puede llegar al trabajo sudado y vestido con traje, ¡esta opción es definitiva! El pedaleo asistido es lo más, os puedo asegurar que llegamos a todos los sitios igual de rápido que en motocicleta, pero además vestidos con traje y sin sudar. Al final de la semana, logró sumar 170 kilómetros ayudando al medio ambiente y participando a tener un mundo con menos humo y contaminación. Y si fuera poco, mi salud ha mejorado, me siento más activo y sano.

Si quieres más información sobre las bicicletas Bromptom, la puedes encontrar en The Bike Club, donde te atenderán su dueño inglés Marc fantásticamente.