IL MURO DI SORMANO, GLAMOUR Y SUFRIMIENTO

Soñar es posible, incluso en tiempos de crisis…

La mayoría de gente cuando oye el nombre del Lago de Como (Lombardía, Italia) se imagina las elegantes villas que han ido comprando famosos como George Clooney (tiene dos, una está en venta amigos lectores…), Silvio Berlusconi o empresas como Mercedes para fomentar la innovación de sus diseñadores.

Soñar es posible, incluso en tiempos de crisis…

Con un poco de esfuerzo uno se puede imaginar un atardecer sentado en el impresionante jardín de una de esas villas, saboreando un campari-soda en agradable compañía, un ligero aire fresco proveniente de los Alpes, esperando la hora de la cena, con vistas al lago y a los Alpes. ¡Soñar, soñar!

Para la mayoría de los mortales nos será difícil protagonizar una escena como ésta, pero los ciclistas tenemos otro tipo de sueños: luchas entre compañeros en un coloso alpino, subidas al límite del equilibrio, el crujido de los cuadros de carbono al recibir toda nuestra potencia, bajo un sol de justicia o un diluvio universal… Los ciclistas somos de otra raza.

Soñar es posible, incluso en tiempos de crisis

La diferencia respecto al primer sueño es que este segundo se puede convertir en realidad más fácilmente. Con poco dinero y una buena dosis de esfuerzo – poco para vosotros, verdaderos monstruos de la carretera – todos podéis atacar IL MURO DI SORMANO, subida poco conocida a nivel internacional pero con una dosis importante de historia a sus espaldas. Il Sormano es un antiguo camino de montaña que se utilizaba para llevar el ganado a los pastos en altura. Hace algunas décadas se asfaltó y rápidamente se convirtió en un auténtico purgatorio para los ciclistas del Lario (la zona del Lago de Como y Lecco). Se ha vuelto a hablar de Il Muro di Sormano tras el último Giro della Lombardia, ganado magistralmente por nuestro Purito Rodríguez. No dejéis que un amigo os lo cuente, mejor atacarlo ya.

Il Muro di Sormano es en palabras del mítico ciclista italiano Ercole Baldini, la subida más dura del mundo. Algo de razón tendría Baldini cuando se cerró la carretera al tráfico automovilístico por las múltiples averías sufridas de los coches debido a un excesivo calentamiento del motor… Il Muro di Sormano ya había formado parte del trazado del Giro della Lombardia en los años 50-60, hasta que tras la escandalosa edición de 1962, los organizadores decidieron suprimirlo debido a los múltiples empujones del público que recibieron los corredores con el afán de ayudarles a superar las temibles rampas pero que llegaron a falsear por completo los resultados.

Sormano es un pequeño núcleo habitado situado en el altiplano formado por las ramas comasca y lechese del lago. Il Muro du Sormano: 1700 metros de longitud con pendientes máximas del 25%, pendiente media del 17%, cuatro tornanti y muchos tramos con la adherencia al límite (a los más atrevidos, se sugiere probarlo en un día de lluvia). Se recomienda siempre subir sentado y a velocidad constante. Quien avisa no es traidor, estimados lectores. Los profesionales subieron utilizando un 36×26/28 pero recomiendan a los aficionados un 34×28/29 para no fracasar en el intento. Poner el pie en el suelo no es ninguna deshonra, pero sí un problema para continuar.

¿Cómo llegar? Si se toma como punto de partida la capital de provincia, Como, se sigue en dirección Erba y tras 10 kilómetros de ligera subida (¿dónde está il Muro di Sormano?) se gira a la izquierda y una vez llegado a Maglio se gira otra vez a sinistra en dirección Piani del Tivano y Sormano. Una vez superado el pueblo, giro a la izquierda y ya sabéis lo que os espera… Conseguida la cima, las vistas repagan con creces todo el esfuerzo. Su posición estratégica ofrece unas inmejorables vistas del lago, de los Alpes y de Suiza al fondo.

Soñar es posible, incluso en tiempos de crisis…

Algo de dinero cuesta, pero más de uno ya ha decidido pasar el día en el Lago de Como y afrontar Il Muro: primer vuelo low-cost de la mañana (Vueling o EasyJet a Malpensa o Ryanair a Bergamo), alquiler de un coche low-cost (www.autoeurope.com) y tras un poco más de una hora de viaje, nos plantamos en Como. De allí se puede recorrer el circuito descrito. Si quedan ganas de más guerra, se pueden añadir otras salidas míticas de la zona como Il Colle del Ghisallo que se asciende desde Bellagio (10km, pendiente media del 5,2% y máxima del 14%) o la Valbrona desde Onno (5,1 kilómetros, pendiente media del 5,7% y máxima del 8,2%) o también llegar a Lecco siguiendo la panorámica carretera que bordea el lago.

En la cima del Ghisallo se erige el Museo del Ghisallo (www.museodelghisallo.it) y la célebre capilla de la Madonna del Ghisallo, virgen protectora de los ciclistas venerada en toda Europa. En el interior de la capilla se exhiben múltiples maillots y bicicletas de famosos ciclistas (desde Fiorenzo Magni a Felice Gimondi, pasando por Merckx, Indurain y Pantani). El museo, abierto al público hace unos pocos años, es un excelente paseo al ciclismo épico pero también al más reciente. Muy, muy recomendable.

¿Y el glamour, preguntará el lector? Muy parecido al sufrimiento… simplemente alargando la estancia varios días en Como o Bellagio, llevarse a la familia, novia, amante… y disfrutar de la gastronomía, de las excursiones de la zona, de las compras, etc. Turistas de todo el mundo se desplazan al Lario para ofrecerse algún placer: un gelatto en los jardines de Bellagio, un risotto ai funghi en una de las terrazas de Varenna, un paseo por las calles de Como, un caffè en algún bar a pie de carretera o… un sorso d’acqua fresca en una fuente.

Lectores, soñar es posible, incluso en tiempos de crisis.

Fausto Coppi vive ancora

Links de interés

Hotel Belvedere en Bellagio, gestionado por la familia Martinelli desde 1880 (www.belvederebelalgio.com)

Ristorante Sala en Valbrona (www.albergosala.com)

Para cualquier necesidad mecánica, Cicli Ferca en Como: (www.cicliferca.com)

Info rutas: (www.cicloviadeilaghi.it)