Veganismo Charo Garcia para Sportvicious 2018

VEGANISMO – ALIMENTACIÓN CON CONSCIENCIA

Nuestra colaboradora Charo Garcia nos explica qué es el veganismo y las diez razones para convertirse en vegano.

Cada día más, se va abriendo una puerta hacia la alimentación con consciencia (veganismo), que no es otra cosa que cuestionar todo lo que voy a comer. Cuestionar cosas como de dónde viene, qué ingredientes tiene, cuánto azúcar lleva, qué tipo de grasas incorpora…

Las personas no sólo estamos despertando de un letargo manipulado por la industria alimentaria; estamos cogiendo las riendas de nuestra vida y de nuestra alimentación pues las enfermedades de moda nos están obligando a ello. La diabetes, el cáncer, las alergias alimentarias, las intolerancias a la lactosa o la celiaquía son enfermedades que nos ayudan a plantearnos cambios en nuestra dieta.

Si te interesan los artículos sobre salud te recomendamos que visites nuestra sección especializada.

Cada vez más, los deportistas de élite están decidiendo incorporar más alimentos naturales a su dieta, excluyendo así a las pastas, los azúcares, los lácteos y todos los refinados. Pero más allá de eso, está iniciándose una nueva línea de personas que descarta la carne, los huevos y el pescado para mejorar su calidad de vida y su rendimiento deportivo.

Empieza así una nueva etapa, la de los veganos. El veganismo llega de la mano de los huertos ecológicos, los restaurantes vegetarianos, veganos y crudiveganos y un sinfín de alimentos ecológicos que tienen la intención de evolucionar para formar parte de nuestra vida.

Pero para poder entender toda esta revolución alimentaria, hay que empezar a conocer los conceptos que se despiertan bajo esta alimentación con consciencia (veganismo) que nos inunda poco a poco.

Veganismo Charo Garcia para Sportvicious

¿QUÉ ES EL VEGANISMO?

Los animales son amigos, no comida.

Básicamente ésa es la base del veganismo. No comer nada de origen animal.

¿Qué es no comer nada de origen animal?

No comer carne, ni pescado, ni huevos, ni leche, ni derivados lácteos, nada de mantequillas, ni embutidos… No comer nada que no salga de la tierra, así, natural como lo hemos venido haciendo durante miles de millones de años.

Es una opción tan válida como cualquier otra.

¿Sabes que hay dos tipos de personas veganas?

Deberíamos destacar dos tipos de veganos. Es decir, dos tipos de personas que no comen NADA de origen animal por dos motivos muy diferenciados:

Motivo 1: porque aprecian a los animales y para ellos no son comida.

Motivo 2:  porque no lo toleran bien, les engorda, les infla, les genera alergias… Así que son veganas por salud, por estética o, incluso, por prescripción médica.

Para los veganos por convicción es mucho más que no comer nada de origen animal. Ser vegano es ser respetuoso, consciente, amable y amoroso no sólo con uno mismo y con los animales, sino también con el planeta en el que vivimos.

¿Sabías que la industria de la alimentación genera gran cantidad de contaminación y residuos, además de grandes desperdicios?

¿Sabías que una alimentación 100% basada en plantas ayudaría a reducir drásticamente los residuos generados por la industria alimentaria?

Veganismo Charo Garcia 2018 Sportvicious

DIEZ RAZONES PARA SER VEGANO

1. El amor a TODOS los animales. Es el primer motivo por el cual mucha gente decide ser vegana. Porque los animales se merecen vivir libres, tal cual vinieron a este mundo y poder hacer su proceso, sin tener que vivir para ser comida. ¿Os imagináis que a los seres humanos nos criaran en jaulas para sufrir experimentos o para ser comida? Es una atrocidad, ¿verdad?

Hay muchas personas que se cuestionan quiénes somos nosotros para determinar el animal que voy a comerme y el que voy a convertir en mi mascota. Son animales igual, un perro que un cerdo, un mono o un pollo.

Hay que ser muy hipócrita para sacar a una cría de un animal para convertirlo en mi familia y sacar a otra para convertirlo en mi comida.

Suena duro pero la mayoría de personas veganas son animalistas y ven la vida desde ese punto de vista (veganismo).

2. El ser humano está diseñado para comer alimentos de origen vegetal. Es lo que llamamos nuestro alimento fisiológico. Néstor Palmetti* asegura que el alimento fisiológico de un ser vivo es aquel que vitaliza, nutre y depura sin ensuciar el organismo.

Aquí os pongo un ejemplo. Muchos aseguran ser omnívoros porque el ser humano come de todo. ¿Ah sí?

Herbívoros: vaca, elefante

Frugívoros: mono

Carnívoros: tigre, león

Omnívoros: oso, cerdo

¿A quién crees que nos parecemos más? ¿Y si te digo que nuestro ADN es similar en el 99% a un mono…?

La alimentación que nos toca de forma fisiológica es clara: frugívora. Pues igual que los monos tenemos dedos para coger las frutas y semillas de los árboles, somos ágiles para trepar, tenemos los incisivos fuertes, caninos no muy desarrollados y molares planos para triturar granos. Nuestro tránsito intestinal es de entre 15 y 18 horas, y necesita un estímulo peristáltico del bolo alimentario (producido por la fibra alimentaria)…

Que tu alimento sea tu medicina” – Hipócrates

*Nestor Palmetti, dietista y nutricionista argentino que lleva más de 20 años pregonando la necesidad de que los hombres recuperemos nuestra real dimensión de seres frugívoros. Desde su centro Espacio Depurativo (Argentina).

3. La siempre dudosa calidad de la carne. Piensa que cuando consumes carne, estás consumiendo no sólo al animal, sino también a todo lo que éste ha comido. Desde cereales (gluten), otros animales (la dudosa calidad de su carne o sus desechos), piensos (desechos de lo que la industria alimentaria no puede vender). Pero también medicamentos, antibióticos, vacunas, hormonas para que crezcan más rápido…

Y nos sorprendemos cuando vemos que las nuevas generaciones, nuestros hijos, crecen antes y de forma más rápida, se está adelantando la pubertad, hormonan antes…

¿No será que estamos consumiendo demasiada carne hormonada que están forzando el crecimiento a nuestros hijos?

4. Cuando comes carne, comes algo muerto. ¿Eres consciente? Además no ha acabado de morir recientemente, como comían nuestros antecesores cuando no tenían más oportunidad que cazar porque el territorio era estéril. Comemos carne procesada, con estabilizantes, conservantes… Y una lista escasa de nutrientes que van desapareciendo a medida que la carne deja de ser fresca.

Veganismo 2018 Charo Garcia para Sportvicious

5. Cuando comes un animal, también comes su emoción. Suena muy holístico pero es así. Te comes la experiencia de vida que ha tenido el animal. Si ha sido un animal estresado en jaulas, mal criado, maltratado… Y además lo han matado de forma sádica y el animal ha tenido una vida triste, estresante y de terror. Tú vas a comer energéticamente esas emociones, esos registros van a quedar gravados en ti de manera energética. Y luego nos preguntamos por qué enfermamos o por qué estamos tristes o demasiado tensionados.

6. Un planeta limpio. Si todos los seres humanos adoptáramos la dieta que nos toca, la dieta fisiológica basada en plantas, extrayendo los alimentos de la Madre Tierra hacia nosotros, la industria alimentaria debería cambiar su negocio por campos de agricultura, se ahorrarían muchos recursos, habría muchísima menos contaminación (porque no habría tantos animales, ni heces, ni desperdicios) y se ahorrarían recursos naturales que se usan para mantener las industrias. Con lo que la energía nuclear no tendría tanto sentido. Tampoco las reservas de petróleo. Nos ahorraríamos muchos envases que contaminan, papeles y plásticos que forman parte de los alimentos procesados que consumimos. Habría una liberación de CO2en la atmósfera pues plantaríamos más árboles por los nuevos huertos y jardines, ayudando así a reducir el agujero de ozono y el efecto invernadero.

7. Un hígado feliz. Se trata de comer un tipo de alimentación que te dé energía, que genere el mínimo residuo posible, para no cargar al hígado, a los riñones o a las glándulas.

Déjame que te ilustre con un ejemplo:

Jamás pondrías gasolina a un coche diésel, ¿verdad? ¡Qué locura! Entonces, ¿por qué comes comida basura que sabes que no te nutre y te ayuda a enfermar?

8. Más zen: equilibrio y paz interior. Una alimentación libre de sufrimiento animal y una alimentación fisiológica te permite ser más consciente, más amoroso, respetuoso contigo y con el entorno. Te transforma, te hace ser mejor, sentirte más vital y, por ende, te ofrece la llave de la libertad. La libertad de ser feliz.

9. Mejor rendimiento intelectual y físico. Si le das el combustible a tu cuerpo, él hará mejor sus funciones (recuerda el ejemplo de la gasolina en un coche pues para que funcione tiene que ir con el carburante que le corresponde). Recuperará mejor el músculo tras la fatiga, te ayudará a sentirte más fuerte, más enérgico, vital y despierto. Potenciarás tu rendimiento físico e intelectual. Sólo tienes que probarlo.

10. Mejor funcionamiento del organismo. Antes de adoptar una dieta fisiológica, siempre había pensado que tener digestiones pesadas era normal. Igualmente imaginaba que ir una vez al lavabo a hacer mis deposiciones al día, o cada dos días, era algo normal. Cuando entiendes cómo funciona tu cuerpo cuando está rindiendo como debe, descubres el funcionamiento real y ya no deseas otra cosa que seguir siendo un ser humano con un organismo eficiente y feliz.

Una vida más equilibrada y feliz. Una dieta vegana (veganismo) te permite liberarte, estar más en tu centro, dejar de lado los alimentos adictivos y sentirte más conectado contigo, con el mundo y ser más feliz. Y si además eres deportista, te ayudará a mejorar tu rendimiento, a recuperar mejor e, incluso, desinflamar tu cuerpo hasta tal punto que mejorará tus lesiones deportivas.

¿Te animas a probarlo?

Charo Garcia

Fotografías de Oriol Batista